NARIZ DE LOS PERROS

En este artículo te contaremos sobre ciertas curiosidades que surgen al rededor de la nariz de los perros, también algunos mitos y verdades que han existido por tiempos y que es importante que tengas claro.

*Al igual que los seres humanos pueden ser identificados por sus huellas dactilares, los perros pueden ser identificados por la huella de su nariz. La impresión de la trufa (nariz) de un perro es única como una huella digital. Las líneas junto con la forma de sus orificios nasales, componen su huella nasal.

En Canadá desde hace mucho tiempo se usa este método para identificar los perros, en caso de pérdida o como certificado de propiedad para sus dueños. Sin embargo ahora con el avance de la tecnología, se usa mejor el microchip.

*El olfato de los perros está mucho más desarrollado que el nuestro, aproximadamente 60 veces más que el del ser humano. A través de la nariz, los perros pueden encontrar un juguete, una persona perdida en la montaña o a su dueño cuando se pierde.

*Los perros de cara plana y hocico corto como el Pug, Bulldog, Chihuahua y Bóxer, tienen un menor número de células receptoras olfativas que los perros con hocicos largos, como un Pastor Alemán por ejemplo, los cuales tienen 225 millones y 300 millones, respectivamente.

*El color de la nariz de los perros depende de la pigmentación de la piel (como sucede con nosotros). Hay algunas razas que tienen la trufa negra, otras marrón, existen de color rojo y arena. Y cada uno de estos tonos quizás puedan necesitar un cuidado específico. Los hocicos muy claros pueden ser más delicados al contacto con el sol.

*Los perros tienen narices húmedas para diferentes propósitos. La razón principal es para captar mejor los olores. También para refrigerarse, de esta manera puede perder el calor del cuerpo “que le sobra”, es como si tuvieran un ventilador propio.

*En caso de que hayas escuchado que los perros con narices secas podrían no sentirse bien, aquí te contamos que no siempre es así. Los perros pueden estar enfermos y aun así tener una nariz húmeda. Es posible que la humedad de su nariz solo varíe con el clima o medio ambiente, o incluso la hora del día.