MITOS SOBRE LA COMIDA PARA MASCOTAS

Existen muchos mitos respecto a la forma cómo deben alimentarse las mascotas, si bien algunos no son ciertos, otros en cierta medida tienen razón; pero lo más indicado siempre es informarse bien frente al tema.

Si no sabes qué comida para perro o gato es la que más le conviene a tu mascota, te recomendamos acudir a un veterinario o experto en nutrición animal; para que de acuerdo a la raza, peso, tamaño y demás factores, te informe sobre cuál comida para mascotas es la mejor para tu amigo peludo.

Aquí te daremos a conocer los mitos más comunes en cuanto a comida para mascotas se refiere.

  1. A los cachorros y a los gatos les encanta la leche, por eso debes darle.

¡No! Si bien es cierto que les gusta, NO es recomendable darles leche, pues la leche de vaca tiene lactosa y azúcar que es difícil de digerir, causándoles vómito, diarrea y deshidratación.

  1. Los carbohidratos son malos para las mascotas.

Falso. En realidad estos son beneficiosos para perros y gatos. Normalmente tienen mala reputación, pero proporcionan energía rápida que puede ayudar a que las proteínas apoyen otras funciones corporales. Los carbohidratos también pueden ser una buena fuente de fibra, que promueven la salud, la sensación de saciedad, el control de peso y estimulan el movimiento intestinal, previniendo el estreñimiento. Ciertas fuentes de carbohidratos (como el maíz) también proporcionan nutrientes esenciales como proteínas, grasas, fibra y vitaminas. Mucha de la comida para mascotas que vemos en el mercado contiene carbohidratos y hoy en día le hacen mala fama.

  1. El chocolate es tóxico para las mascotas.

¡Sí! Sin embargo es importante saber que es más tóxico el chocolate negro (u oscuro) que el chocolate blanco. Para que se dé una intoxicación por chocolate en un perro, este debe consumir más de 50gr de chocolate negro y más de 1 kilo en el caso del chocolate blanco. Recuerda, el chocolate no es comida para mascotas, para ellos existen otro tipo de golosinas o snacks más adecuados su organismo. Las galletas de hígado o zanahoria son una excelente opción.

  1. Los perros comen huesos.

Los perros sí comen huesos, pero no debemos darles de todos los huesos que existen, mucho menos los huesos que han sido hervidos, pues estos se astillan con mayor facilidad y pueden provocar problemas gastrointestinales. Los huesos crudos pueden ayudar en la limpieza dental pero siempre hay que darlos bajo supervisión.

 

  1. Mezclar comida natural con el concentrado lo hace más nutritivo.

¡No!, esto no es cierto, ni tampoco trae ningún beneficio. La comida para mascotas no se debe mezclar. Vemos casos donde al concentrado le adicionan pollo, arroz, carne u otro tipo de alimentos y esto es un grave error. En un artículo anterior explicamos que estos alimentos tienen procesos diferentes de digestión y al mezclarlos podrían causar una torsión gástrica, pues sus tiempos de procesamiento son muy diferentes. Sí se les puede proporcionar comida natural pero aparte de la comida procesada y teniendo en cuenta una dieta equilibrada.