MICROCHIP PARA MASCOTAS

Las mascotas se han convertido en un miembro más de nuestra familia, los amamos y queremos que permanezcan a nuestro lado siempre; la incertidumbre de no saber cómo o dónde están es devastadora. Los perros y gatos son como niños, debemos tomar con ellos todas las precauciones para que no se pierdan o sufran algún tipo de accidente.

Además de portar siempre un collar con placa de identificación, los perros y gatos deben tener implantado el microchip. Este es un pequeño dispositivo de identificación que se implanta bajo la piel del animal y permite certificar la titularidad del propietario. Es tan pequeño como un grano de arroz, su implantación se asemeja a la aplicación de una vacuna y por su tamaño el proceso no genera trauma ni dolor. No causa reacción o daño al animal porque es fabricado en material biocompatible.

Los veterinarios y autoridades correspondientes tienen un lector para leer los números digitales instalados en el interior de la cápsula. Si un perro se pierde y tiene microchip, acudiendo a un veterinario que tenga lector de este sistema, se obtienen los datos de información de su dueño para así devolverlo a su hogar. El microchip es permanente, no se puede remover o alterar, de esta manera se facilita la devolución a su dueño en caso de extravíos y se disminuye la cantidad de abandonos o robos.

El dispositivo no se ve, es por esto que todas las personas deben estar informadas de cómo funciona, ¡corre la voz!. Muchos dirán que con la placa de identificación es suficiente, pero no es así, esta puede caerse y en algunos casos hasta puede ser retirada por otras personas sin que nos contacten. Si amas a tu peludito, toma todas las medidas necesarias para que no se pierda, y en caso de que suceda por algún accidente, si alguien lo encuentra que tenga todos tus datos para que tu mejor amigo regrese a ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *