Envío GRATIS por compras superiores a

$65.000

*Aplican términos y condiciones

Asset 1@2x
Asset 2@2x
Lipomas

LIPOMAS

marzo 15, 2022

Por: Melissa Bustamante

¿Notas algo diferente? Esa protuberancia puede ser un lipoma

La palabra “tumor” asusta siempre, y no porque aparezca en el cuerpo de nuestra mascota ese susto se hace más pequeño. Muchas veces esos tumores son simplemente lipomas, un tipo de tumor bastante común en perros y gatos de avanzada edad, fácil de identificar y de encontrar, y, por lo general, benigno.

Los lipomas son tumores compuestos de tejido graso, los tumores no siempre son malignos y por eso no siempre están relacionados con cáncer, esa palabra que tanto miedo nos causa. Los lipomas son comúnmente llamados “bolitas de grasa”.

En el caso de los gatos, los lipomas aparecen en lugares poco propicios y en raras ocasiones crecen en el interior de su organismo, como dentro de las cavidades torácica o abdominal. En los perros pueden surgir dentro del tejido subcutáneo, y como en los gatos también pueden presentarse en lugares inesperados.

¿Cómo detectar los lipomas?

Basta con acariciar o palpar al animal para percibir la presencia de lipomas. En aquellos animales que tienen el pelo corto, el lipoma se observa como una protuberancia ovalada y blanda que por lo general no presenta síntomas patológicos. La piel del animal puede presentar estiramientos, especialmente si el lipoma está ubicado en una zona de piel tensa como la cara o las patas.

¿Cuáles son los síntomas de los animales con lipomas?

La cojera, la inflamación o la alteración del movimiento en el perro o gato son algunos de los síntomas que vienen con los lipomas. Más allá de identificarlos con caricias cuando son evidentes, observar los cambios en el comportamiento de nuestra mascota es clave a la hora de saber si hay presencia de lipomas o no.

La dificultad para caminar o hacer ciertos movimientos, e incluso hinchazón o inflamación, pueden ser alertas claras de un posible lipoma. Ante la sospecha, el paso a seguir es realizar un diagnóstico con un médico veterinario, quien revisará el ganglio linfático más próximo al tumor y analizará el tejido en el laboratorio después de tomar una muestra celular poco invasiva con nuestro mejor amigo. Si el resultado de la toma de la muestra solo obtiene grasa, quiere decir que hay lipoma.

¿Qué hacer en caso de lipomas?

No siempre es necesario eliminar el lipoma. Esta decisión depende de qué tan grave sea el diagnóstico. En muchos casos se evalúa la posibilidad según la edad del animal y los riesgos que trae someterlos a anestesia, sumados a las molestias que el lipoma pueda causar en el futuro, el lugar en el que se encuentre ubicado, con qué velocidad aumente y qué tanta incomodidad le cause.

Eliminar un lipoma es posible gracias a la realización de una cirugía que generará una cicatrización proporcional al tamaño del tumor. Es fundamental tener en cuenta que, aunque el pronóstico en general es positivo, el diagnóstico temprano es indispensable, pues ayuda a descartar si el animal tiene efectivamente un lipoma o un liposarcoma, que no es un tumor de grasa y al contrario, por su ausencia de benignidad requiere, además de ser extirpado, tratamiento con radiación o quimioterapia.

¿Cómo prevenir los lipomas?

A pesar de que no hay aún causas específicas para los lipomas, se les tiende a relacionar con el sobrepeso. Mantener una alimentación sana y visitas regulares al veterinario alertarían rápidamente la posible presencia de lipomas en nuestra mascota.

¡Llevar un balance entre la salud, el juego y el amor es la forma segura de prolongar su vida!