FAUNA EXÓTICA

La fauna exótica hace referencia a los animales que son introducidos por el hombre a un ambiente diferente al de su país de origen, es decir, son retirados a la fuerza de su hábitat natural para ser llevado a otro. Los erizos, hurones, monos, hamsters, pericos australianos, pavos reales, tortugas, entre muchos otros, son un ejemplo de lo que es fauna exótica.

Aunque en Colombia algunos de ellos son legales, no se debe apoyar este tipo de práctica. Que los vendan de manera legal o por moda no quiere decir que esté bien. Estos animales deben estar en su hábitat, al retirarlos forzosamente de ella dañamos el ecosistema. Sacarlos de su medio ambiente es como tenerlos presos, muchas veces no tienen compañía de su misma especie y cuando la tienen no se reproducen de manera natural porque el entorno donde están no es el adecuado. No se alimentan como debe ser y tienen una corta esperanza de vida.

Los animales silvestres y exóticos son las principales víctimas del tráfico ilegal de fauna en el país. Además de ser una actividad ilícita en muchos casos, sacar a estos ejemplares de su hábitat pondría en riesgo la conservación de sus especies, muchas de las cuales ya están en peligro crítico de extinción como el mono araña.

La belleza y ternura de algunos ejemplares de fauna exótica ha hecho que cada día las personas quieran tenerlos como mascotas, encerrados en jaulas o pequeños espacios con adecuaciones poco convenientes para ellos, donde muchos mueren de estrés y depresión; en otros casos de mal nutrición y enfermedades, pues el alimento que les proporcionan nunca es el adecuado.

Los animales exóticos tienen que estar en su hábitat, con su clima y los alimentos que  consiguen por sus propios medios en su lugar de origen y con los  de su especie. Si tienes la posibilidad de tener una mascota, el tiempo, disposición, responsabilidad y dinero que esto implica, adopta un perro o gato, hay muchísimos que necesitan hogar y son la mejor compañía para los humanos.