DOGA

Doga es la unión de yoga + Dog (perro). Pero no imagines a tu perro realizando posturas extrañas ni haciendo equilibrios imposibles. No es yoga de perros, ni yoga con perros: es yoga PARA perros. Consiste en compartir posturas basadas en el yoga con ellos, aplicando técnicas de masajes y estiramientos adaptados para ellos. Y es que el momento de calma es tan importante como la estimulación física y mental para tener un perro equilibrado. Es una manera fantástica de habituar a nuestros perros a las caricias, estiramientos y a la presencia de otros perros de manera relajante . Además de unir a la persona con su perro de una manera divertida y relajada. El único objetivo es conectar con nuestro perro y relajarnos con él.

El Doga, el ‘dog yoga’ o yoga canino surgió en Florida en 2001. Fue entonces cuando el cachorrito de Suzi Teitelman, una profesora de yoga, decidió sentarse con ella y seguirla mientras practicaba yoga. Poco a poco ella lo fue incorporando en las posturas viendo que él disfrutaba y se relajaba. Y en 2002 empezó a incluir perros en sus clases. Desde entonces aquí y allá han surgido clases de Doga, tanto en EEUU como en Europa y ahora lo vemos en Suramerica en países como Colombia.

Para hacer Doga, humano y perro comparten mat, colchoneta o esterilla. No importa el tamaño, ni la edad, ni el temperamento, ni la condición del animal, se hace una adaptación a cada perro; por eso es importante que su humano entienda su lenguaje corporal, sus necesidades, sus tiempos, que sepa cuándo está realmente a gusto, porque si el perro no disfruta la actividad, si se siente obligado, no tiene sentido hacerlo.

Está claro que con un perro de tamaño pequeño se pueden realizar más posturas que con un perro grande. Pero se pueden realizar posturas adaptadas a cada perro y persona. No olvidemos que tanto perro como persona tienen una flexibilidad y aptitudes diferentes. En las sesiones se tiene en cuenta todo eso, para que cada uno disfrute a su ritmo, sin forzar.

Beneficios del Doga para los perros:

  • Ayuda a la socialización de nuestro perro con otros perros y personas de una manera relajada.

  • Le enseñamos a disfrutar de las caricias

  • Aprende a relajarse en presencia de otros perros y personas.

  • Conectamos con nuestro perro, ya que , el único objetivo es ese: disfrutar juntos de ese momento. De manera que nuestro vínculo se ve reforzado.

  • Mejora la circulación y la flexibilidad de nuestro perro

  • Relaja los músculos.

  • Evita el estrés y la ansiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *