ANEMIA CANINA

La anemia canina es una carencia de glóbulos rojos, las células encargadas de transportar el oxígeno por todo el cuerpo y los órganos. Un perro con anemia puede correr grave peligro si no se trata cuanto antes, por eso presta mucha atención, en este artículo te contamos varios aspectos importantes sobre esta enfermedad.

La falta de glóbulos rojos en la sangre puede deberse a causas diversas como:

  • Una deficiencia del propio organismo del perro al producir glóbulos rojos
  • El propio sistema inmunitario ataca por error a los glóbulos rojos y los destruye
  • Gran pérdida de sangre a través de una herida grave
  • Hemorragia interna o parásitos en el intestino
  • Efecto secundario de algunos medicamentos, como el paracetamol
  • Anemia congénita
  • Infecciones bacterianas graves

Cualquiera de estas causas, al propiciar anemia canina, produce el mismo efecto: una falta de oxígeno en el cuerpo.

Esta enfermedad puede tener muchas causas como lo explicamos anteriormente, una muy común es debido a la presencia de pulgas o garrapatas.

Estos parásitos son muy frecuentes en las zonas costeras. Al invadir y picar a un perro pueden llegarle a producir una erliquiosis o una anaplasmosis, dos patologías de origen bacteriano que llegan a ser mortales si no se diagnostican a tiempo. Aunque no todas las garrapatas transmiten la enfermedad, es importante sospechar y siempre tomar medidas preventivas frente a su evidencia.

 

Los síntomas de la anemia canina son fácilmente detectables con un poco de atención:

  • Debilidad, apatía y rechazo por la actividad física y el juego.
  • Pérdida de apetito.
  • Las encías y la lengua se aclaran, volviéndose rosadas o incluso blanquecinas.
  • En caso de anemia hemolítica, los ojos y la piel del perro se vuelven amarillentas.
  • Si tu perro lleva mucho tiempo con anemia, su estado de salud general decae notablemente, afectando su capacidad de respiración.

Si observas algunos de estos síntomas en tu perro, acude al veterinario rápidamente para que le hagan pruebas de anemia. Se considera que un perro tiene anemia cuando la concentración de glóbulos rojos en sangre es del 38 % o inferior, cuando lo normal es entre un 40 y 60 %.

Una vez superada la enfermedad, es importante garantizarle al perro una buena dieta con suplementación de vitaminas, especialmente complejo B y hierro, la comida para perro que le demos es muy importante en esta etapa de recuperación. De igual manera, mantenerlo en espacios tranquilos y evitarle el contacto con otros animales, teniendo en cuenta que su sistema inmunológico aún estará débil y propenso a nuevas complicaciones.

 

**Algunos datos fueron tomados de www.4patas.com.co